Boda íntima en Zaragoza, Eva & Gregorio

¿Quién dice que no se puede hacer actualmente una boda íntima? Pues hoy os contaré lo que fue una verdadera boda íntima en Zaragoza y que tuve el honor de fotografiar hace solo unas semanas. Eva y Gregorio decidieron formalizar su relación y casarse en el Pabellón de Ceremonias de la Expo en Zaragoza, rodeados de sus amigos y familia más cercana.

Lo cierto es que tras varios días de lluvias y previsiones meteorológicas nada halagüeñas, el día nos respetó pues nos pilló un poco nublado, pero no importó en absoluto.

Primero nos desplazamos hasta el hotel Exe World Trade Center Zaragoza donde tomamos unas fotos de Gregorio arreglándose para el evento. El novio estaba muy elegante con un traje jaspeado de color gris azulado y chaleco y corbata a juego en tonos azul eléctrico. Para completar asomaba en el bolsillo de su chaqueta un pañuelo azul satinado y un pick floral de tono crudo.

Poco después nos dirigimos al domicilio de la novia para hacer lo propio y fue fantástico encontrar una parte de la vivienda maravillosamente iluminada por un gran ventanal y un gran espejo que consiguió destacar la belleza de Eva en sus fotos. La novia vestía espectacular de blanco roto y con un vestido de manga 3/4, con bordados y transparencias de estilo vintage. Perfecto para entre tiempo. En su melena suelta y rizada lucía una delicada diadema de flores que destacaba su peinado. El maquillaje sencillo y un ramo de flores en tonos rosa palo y pastel daban el toque de color a su arreglo nupcial.

Una vez que estuvieron preparados, nos dirigimos al Pabellón, dentro del área que pertenece al Parque de la Expo de Zaragoza. Es un entorno natural muy tranquilo y relajado, con setos, pequeñas palmeras y algunos olivos que consiguen dar un tono de color muy armonioso y vivido.

Fue una ceremonia civil muy bonita en la que los novios intercambiaron sus alianzas y emocionados escucharon dos emotivas lecturas que hicieron brotar lágrimas de alegría y emoción a todos los invitados durante esos bonitos minutos. Así, finalmente y tras darse el sí quiero y las correspondientes firmas, sellaron su enlace entre besos, abrazos y risas de alegría.

Más tarde y ya fuera del Pabellón, aunque en esos mismos jardines, nos movimos con los novios para realizar unas románticas fotos, unidos de la mano, dirigiéndose miradas sinceras y besos que acompañaban risas y muy buen ambiente. Los nervios casi habían pasado y como ellos reconocieron, con nuestra ayuda conseguimos fotos cómplices y divertidas.

Al final y por supuesto, todos los preparativos habían sido un éxito y los novios estaban encantados con sus fotografías de pareja, justo tras la ceremonia y en un lugar tan especial. Poco después todos nos dirigimos al New Fussion Restaurante Garden Zaragoza donde después de comer todos juntos, los invitados y familiares de los novios bailaron durante toda la tarde, disfrutando de este gran día.

Así que por mi parte y como fotógrafo de la boda de Eva y Gregorio, fue un verdadero placer fotografiar esta unión en Zaragoza. ¡Una boda puede ser tan íntima, original y romántica como queráis hacerla! ¡Le deseo lo mejor a esta encantadora pareja!

error: Contenido protegido !!